¿Tienes el Wi-Fi encendido pero no hay Internet? Consejos para mejorar tu conexión

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Un error en la memoria del router es uno de los ejemplos de posibles causas que surgen con frecuencia.

El Wi-Fi está conectado, pero aun así no tienes acceso a Internet. Hay muchas causas posibles para este tipo de problemas con la conexión Wi-Fi. En esta guía, te proporcionamos algunos consejos y pistas para devolver toda la velocidad a la red inalámbrica de tu casa.

¿Wi-Fi pero sin Internet?

Cuando la conexión a Internet a través de Wi-Fi deja de funcionar, normalmente nos damos cuenta muy rápido: la videoconferencia se interrumpe, la serie que estamos viendo en streaming sufre parones o las descargas se detienen. Debido a la variedad de posibles causas, se recomienda que tomes un enfoque sistemático al diagnosticar este tipo de problemas con el Wi-Fi, lo que implica comenzar con las soluciones fáciles. Un error en la memoria del router es uno de los ejemplos de posibles causas que surgen con frecuencia. Cuando esto sucede, es suficiente con reiniciar el router. Por lo tanto, cuando surjen problemas desconecta tu router Wi-Fi de la fuente de alimentación, preferiblemente durante 10 a 20 segundos, y luego vuelve a encenderlo. ¿Problema resuelto? ¡Bien! Pero si la conexión a Internet sigue sin funcionar, tendrás que continuar probando.

Conexión Wi-Fi: solución de problemas

Si los problemas con el Wi-Fi persisten incluso después de reiniciar el router, tiene sentido seguir reduciendo las posibles causas. Deberías comenzar por comprobar si hay un problema potencial con tu proveedor de Internet. Si ya hay alguna información sobre algún corte relacionado con tu proveedor en tu región, puedes dejar de buscar la causa del problema en tu propia casa. Por el contrario, querrás ponerte en contacto directamente con él para averiguar cuándo puedes esperar que tu conexión a Internet comience a funcionar de nuevo.

Sin embargo, si no hay evidencia de que el proveedor sea el problema, entonces deberías verificar que tu router es capaz de conectarse a Internet. Para ello, utiliza un ordenador que ya esté conectado por cable o, si es necesario, conecta un ordenador portátil a través de un cable. Si la conexión funciona en esta prueba, sabrás con certeza que sólo el Wi-Fi se ve afectado. Si ni siquiera puedes obtener una conexión a Internet a través de cable, entonces tal vez haya un problema aún más fundamental con la configuración del router.

Antes de comprobar estos ajustes, echa un vistazo rápido al router y a la toma del teléfono para descartar la posibilidad de que un cable de conexión se haya soltado. A fin de cuentas, a veces la explicación para los problemas de conexión es así de simple.

Problemas de Wi-Fi: ajustes del router

Para el acceso administrativo a tu router, sólo necesitas un navegador y la dirección IP del dispositivo, que por lo general aparece indicada en el propio router. Una vez hayas abierto los menús de configuración, debes ir primero al registro de estado. Aquí es donde obtendrás la información sobre los problemas existentes, que podría ayudarte en tu proceso de solución de problemas.

También es una buena idea comprobar si la configuración “DHCP” ha sido activada. Esta es la configuración que indica al router que asigne automáticamente las direcciones IP a los dispositivos de la red. Para uso privado, esta opción debe activarse en la gran mayoría de casos.

Ajustes del dispositivo

Los propios dispositivos que tienes conectados son otro factor importante a la hora de resolver este problema, porque no todos los problemas de conexión surgen en el router. Por lo tanto, si ninguno de los anteriores pasos te han ayudado, se recomienda que intentes reiniciar los dispositivos que tengas conectados, incluyendo teléfonos inteligentes, tabletas y ordenadores portátiles. La mejor manera de hacerlo es desactivar la función Wi-Fi antes de reiniciarlos, y activarla de nuevo después del reinicio.

Además, puedes probar a eliminar cualquier perfil Wi-Fi que tengas en tus dispositivos, o comprobar la configuración de los dispositivos para ver si la dirección IP se obtiene automáticamente desde la red/router . En el caso de los ordenadores, también debes desactivar opciones como “Usar servidor proxy para LAN” (Windows), que potencialmente puede provocar problemas.

Optimización de tu conexión Wi-Fi

También es posible que la conexión Wi-Fi te frustre incluso cuando funciona, sobre todo cuando va demasiado lenta. Frecuentemente, esto es causado por la incapacidad de los routers Wi-Fi de cubrir toda la vivienda. Pero hay soluciones Wi-Fi innovadoras que proporcionan una gran ayuda, como la serie devolo Magic. Estos adaptadores se pueden utilizar en cualquier toma de corriente que elijas, y llevan la conexión a Internet a dónde la necesites, ya que incluyen una funcionalidad de red mesh de última generación.

Tecnoesfera.

Tecnoesfera.

Expertos en tecnología

Suscríbete a nuestra newsletter