El vehículo de investigación más avanzado del mundo completa la travesía de San Francisco a Hawái

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Los valiosos datos que recopila ayudarán a abordar los problemas que afectan a nuestro mundo, incluido el cambio climático, la energía renovable en alta mar, la gestión de recursos naturales y la seguridad marítima.

El Saildrone Surveyor, autónomo y sin tripulación, llega a Hawái después de un viaje inaugural innovador desde San Francisco a Honolulu.

Si bien los cruces oceánicos no son nada nuevo para los vehículos de superficie autónomos de Saildrone, este es un tipo de vehículo nuevo y más grande, optimizado para la cartografía de las profundidades oceánicas. Durante el viaje de 28 días, el Saildrone Surveyor navegó 2.250 millas náuticas y trazó un mapa de 6.400 millas náuticas cuadradas de fondo marino.

Utilizando energía eólica y solar renovable como fuente de energía primaria, el Saildrone Surveyor es el único vehículo en el mundo capaz de realizar operaciones de mapeo oceánico sin tripulación y de larga duración. Los valiosos datos que recopila ayudarán a abordar los problemas que afectan a nuestro mundo, incluido el cambio climático, la energía renovable en alta mar, la gestión de recursos naturales y la seguridad marítima.

Con 72 pies de largo (22 metros) y un peso de 14 toneladas, lleva una sofisticada gama de instrumentos acústicos, normalmente transportados por grandes barcos de reconocimiento tripulados. Los sensores del Surveyor interrogan la columna de agua mirando los ecosistemas submarinos y mapean el fondo marino en alta resolución a una profundidad de 23.000 pies (7.000 metros).

Los datos multihaz del Saildrone Surveyor han sido calibrados y evaluados por un equipo externo de la Universidad de New Hampshire (UNH), que normalmente calibra los grandes buques de inspección del gobierno. “La calidad de los datos del Surveyor es de muy alta calidad, tan buena como cualquier cosa que hayamos visto desde un barco”, destacó Larry Mayer, director del Centro de Cartografía Costera y Oceánica de la UNH (CCOM). “Debido a la naturaleza del vehículo impulsado por el viento, es muy silencioso y esto permite las mediciones acústicas muy precisas necesarias para mapear estas profundidades”.

El océano cubre más del 70% del planeta, pero más del 80% permanece sin cartografiar ni explorar. La falta de exploración oceánica se debe en gran parte al alto coste de acceso a nuestros océanos, lo que tradicionalmente ha sido realizado por grandes barcos. Estos pueden costar cientos de millones de dólares para construir y cientos de miles de dólares por día para operar. El Saildrone Surveyor representa un cambio de paradigma en el coste del acceso al océano, realizando el mismo trabajo que un barco de inspección, pero a una fracción del coste y la huella de carbono.

“Este exitoso viaje inaugural marca una revolución en nuestra capacidad para comprender nuestro planeta”, indicó Richard Jenkins, fundador y director ejecutivo de Saildrone. “Hemos resuelto el desafío de las operaciones marítimas remotas fiables de largo alcance y gran carga útil. El levantamiento en alta mar ahora se puede realizar sin un gran barco y tripulación”, agrega.

Con este exitoso viaje de prueba de concepto, Saildrone, Inc. de California, ahora construirá una flota de topógrafos que se fabricarán en los astilleros de Estados Unidos. La compañía tiene la intención de mapear todos los océanos de la tierra en los próximos 10 años.

 

Tecnoesfera.

Tecnoesfera.

Expertos en tecnología

Suscríbete a nuestra newsletter